Peregrinajes 

©2010 I Javier Campos

El camino es un estado de ánimo. Esta máxima bien podría ser principio y final de esta historia. Probablemente, todo lo que se cuenta está de más, y con esa idea inicial esté todo dicho, pero entonces nos perderíamos los detalles y en ellos está lo verdaderamente importante.

Después de años de viajar buscando las mayores aventuras del mundo, echaba de menos la sensación de frío del amanecer, el olor de la tierra mojada tras la tormenta, los colores de un atardecer plagado de nubes rojizas. No son momentos heroicos, pero todos los que amamos la montaña los hemos disfrutado. Con el tiempo, otras emociones llenaron ese hueco, pero al final, la demanda de sensaciones se hizo demasiado fuerte y ya no podía demorarla más. Necesitaba andar, abandonar temporalmente la verticalidad, el riesgo y la incertidumbre de las grandes montañas, y volver a sentirme un simple peregrino entregado al camino.

Durante muchos años, uno de mis mayores sueños fue la escalada de un “ochomil”. Jamás olvidaré aquellos minutos en la cima del Gasherbrum. Pero los sueños pueden ser tramposos y convertirte en su esclavo. Después de aquella cima, quise subir otra, y luego otra… y llegó un día en el que ya no estaba viviendo mis propios sueños. Me había convertido en una víctima del círculo vicioso del Himalaya, con sus juegos de egoísmo y vanidad.

Era hora de hacer balance con el corazón. No me costó mucho reconocer que las historias que me habían hecho feliz en el pasado eran historias sencillas que un día había soñado. Atravesar los Pirineos, esquiar hasta el Polo Norte Magnético, pedalear por los desiertos del Sahara o Atacama, recorrer el Campo de Hielo Patagónico…

Soy un tipo normal. Si te cruzas conmigo por la calle no repararás en mi. Mi único patrimonio son mis quimeras. Una noche de desvelos soñé que marchaba a caminar los senderos más bellos del mundo. Solo unas semanas después, hice la mochila y comencé este camino que ahora tienes en tus manos. Solamente son sueños hechos realidad. Al fin y al cabo, es algo al alcance de cualquiera. Solo es necesario dar el primer paso.

Nos acompañaron nubes amenazantes, vientos gélidos y calores sofocantes. Sensaciones irrepetibles. Eso buscábamos cuando nos colgamos la mochila y comenzamos a andar allá por el mes de abril. Fue un encuentro continuo con la vida, que se nos va escapando entre comodidades y confort en la gran ciudad. Ningún lujo puede superar la visión hipnótica del fuego de una chimenea, la lenta salida del sol al amanecer, la mirada del compañero de viaje emocionado por un paisaje. Ese tesoro será nuestro para siempre.

20.00 €

ABOUT JAVIER

Explorador multidisciplinar especializado en expediciones en solitario a montañas, regiones polares y grandes travesías. Conferenciante y escritor. Documentalista y productor audiovisual. Autor de varios libros.

 

CONTACTO

CAMPO BASE

c/ Cuevas nº 2, 3ºA

18193 Monachil

Granada  I  Spain

+34 958 372 910

Contacta >

error: Content is protected !!

Pin It on Pinterest