Seis meses después de abandonar Pakistán tras la expedición al Broad Peak, me encuentro de nuevo en Skardu, la capital del Baltistán. Me sorprende la sensación de no haberme marchado nunca de este lugar. Así podría parecer, de no ser por el frío invernal que lo envuelve todo. No me he encontrado a un solo turista por las calles y el vaho de mi respiración se mantiene flotando en el aire de la habitación del hotel de forma casi indefinida. “Winter season”…

La primera parte del viaje nos va a llevar al valle de Hushe para investigar nuevas regiones para el trekking y alguna cima interesante para escalar. El objetivo final es diversificar la oferta de turismo de temporada y dinamizar las posibles ofertas de trabajo para la población local. O por decirlo de una forma más clara, ofrecer nuevos destinos que dejen beneficios en aldeas que hasta ahora no han sido objetivo del turismo de montaña.

También debemos encontrar tiempo para continuar con la grabación del documental sobre la vida de los porteadores que nos ha traído hasta aquí… Mucho trabajo para pocos días, porque todavía debemos viajar al valle de Shigar para finalizar allí el documental, así que si hay una cosa clara es que no voy a tener tiempo de aburrirme.

En unos días podré compartir las primeras fotos de esta experiencia a medio camino entre la aventura, la antropología y la creación audiovisual.

Pin It on Pinterest

error: Content is protected !!