Rockfish Gap marca un antes y un después en mi camino por los Apalaches. No estaba previsto que fuera así, pero la necesidad de resolver los problemas cuando llegan lo ha decidido.

Desde hace días, las temperaturas han subido y cargo con material de invierno que no utilizo. Teniendo en cuenta que mi mayor problema está siendo el dolor de espalda, decido que es hora de dar por terminado el invierno, aunque sea a riesgo de pasar frío todavía o en el tramo final de la ruta.

Waynesboro, a poco más de tres millas del Appalachian Trail me ofrece la posibilidad de comprar un saco más ligero y ropa de verano, y tiene oficina de correos para enviar lo que abandona la travesía. Está decidido. Doy por terminada la temporada fría con la esperanza de que la mochila pese menos. Si es así, me esperan días bellísimos en Shenandoah. Si no… por lo menos lo habré intentado.

Las cosas no siempre salen como uno quiere, pero no hay peor fracaso que el conformismo. Nadie me va a quitar la ilusión de una mochila ligera!!!

www.elretodelosapalaches.com

error: Content is protected !!

Pin It on Pinterest