Hubo un tiempo en el que los senderistas no eran muy bien vistos en los Apalaches. Habitualmente tipos barbudos y poco aseados cuyo principal objetivo era gastar poco y relacionarse menos, no casaban con la mentalidad familiar y de comunidad americana.

Pero un día alguien se dio cuenta de que, bien gestionado, el senderismo podía ser no solo un negocio, sino un vehículo de comunicación poderoso entre personas muy diversas.

Desde entonces es habitual encontrar en lugares estratégicos pequeños regalos que la gente deja a los caminantes. Lo normal es encontrar botellas de agua. A veces alguien pasa un rato en algún punto ofreciendo café caliente y chocolate… Pero los auténticos Trail Magic son un homenaje de primera categoría.

Jimmy y Gean son dos tipos barrigudos que en su día hicieron el camino. Desde entonces, cada año pasan unos días con su Trail Magic preparado en un cruce del Appalachian con la carretera. Apostados con su camioneta, una pequeña barbacoa, una pérgola y mesas y sillas plegables, esperan la llegada.

Que en qué consiste??? El mío se compuso de un sándwich, un perrito caliente, dos refrescos, una bolsa de patatas fritas, un trozo de tarta y una pieza de fruta. Todo gratis. Todo como homenaje al esfuerzo…

Os aseguro que las siguientes horas, caminaba como si me hubieran puesto gasolina con aditivos. Y es que no tiene que ver sólo con comer mejor o peor. Tiene que ver con sentirte respetado y cuidado a miles de km de tu casa por el mero hecho de elegir ganarte las cosas a pulso en uno de los senderos más legendarios del planeta.

www.elretodelosapalaches.com

error: Content is protected !!

Pin It on Pinterest